sábado, 4 de marzo de 2017

AMANECER DE UN PUÑAL EN EL CORAZÓN



Escancia Ganímedes su mirada,
soledades, lamentos y dolores,
y en su pecho han callado los tambores
al no llegar su amor a la alborada.

¡Oh! ¿Con qué luna habrá sido engañada?
¿Qué estrella habrá robado sus amores,
con sus besos, aromas y sabores?
¿Por qué otra amante ha sido abandonada?

Y toca su mano el cristal que llora.
Lo siente frío, gélido, helador,
cuando con su triste mirada explora

el horizonte, herida en resplandor,
y ve besarse a dos sombras distantes:
a él, sin ella, con otra: Dos amantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todo lo que calles, te violará por dentro. Así que habla.