sábado, 4 de febrero de 2017

FLOR DE INVIERNO (O CUANDO TU LENGUA SE JUNTÓ CON MI DIALECTO)



FLOR D’HIVERN (Con la ayuda de Raketrake)




Quan el meu dialecte y la teva llengua es feren van fer petó en flor en un hivern que gelava el teu cor i desgelava la teva mirada, jo vaig voler abrigar-te amb els teus batecs, regar-te amb les meves carícies i posar un somni en cada parpelleig que no et permetia dormir. Dels meus pecats vaig fer ales, vaig ser Lucífer calat en flames per donar-te llum i calor lluitant contra el temps enamorat que volia esfullar-te.

I tu, Flor d’Hivern, vas convertir cada pètal en petó, cada espina en carícia i en vas donar abraçades d’arrel. Vas abocar la teva rosada en la meva pell, la teva saliva en el meu cos, la teva saba en la meva ànima. Em vas acariciar  amb cada vers que sostenien  las teves fulles, en vas mirar amb l'estam que s’obria en la teva mirada... Vas matar cada dimoni per a ser tu sola qui es bressolés en el meu somriure.





FLOR D’HIBIERNU


Cuando el mio dialectu y la tua tsingua fixeron beisu en flor nun hibiernu que xelaba’l to corazón y dexelaba la tua güechada, chou quixi arroparte culos tos tsatíus, güecharte culas mias caricies y poner un sueñu en cada ceguñada que nun deixábate dormir. De los mios pecáus fixi ales, fui Lucifer envueltu’n chames pa darte tsuz y calor tsuchandu contra’l tiempu namuráu que quería esfuecharte.


Y tú, Flor d’Hibiernu, convertisti cada pétalu en beisu, cada caspia en caricia y disti abrazus de raiga. Vertisti la tua rosada en la mia piel, la tua cuspia en el mio cuerpu, la tua cazumbre en la mia alma. Acariciástime con cada versu que sostién las tuas fuechas, güechastime col estame que s’abría’n tua güechada... Matasti cada demoniu pa ser tu sola quien s’añara’n la mia sorrisa.




FLOR DE INVIERNO


Cuando mi dialecto y tu lengua se hicieron beso en flor en un invierno que helaba tu corazón y derretía tu mirada, quise arroparte con mis latidos, regarte con mis caricias y poner un sueño en cada pestañeo que no te dejaba dormir. De mis pecados hice alas, fui Lucifer envuelto en llamas para darte luz y calor luchando contra el tiempo enamorado que quería deshojarte.



Y tú, Flor de Invierno, convertiste cada pétalo en beso, cada espina en caricia y me diste abrazos de raíz. Vertiste tu aljófar en mi piel, tu saliva en mi cuerpo, tu savia en mi alma. Me acariciaste con cada verso que sostenían tus hojas, me miraste con el estambre que se abría en tu mirada… Mataste cada demonio para ser tú sola quien se acunara en mi sonrisa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todo lo que calles, te violará por dentro. Así que habla.