viernes, 1 de enero de 2016

FELIZ AÑO

¿Y cómo es que el mundo me ha parecido tan gigante como para ahora  poder sostenerlo con la punta de mis dedos a tu lado? Ahora, que sólo es un pequeño pedo azul de Dios girando alrededor de las pupilas de una rubia, y tu mirada me hace volar en contra de la voluntad de la newtoniana gravedad, siendo el tiempo tan relativo como quiera marcar el latido de tu corazón junto al mío pactando infartos y nuestras pieles se arranquen a hacer aquelarres bajo una luna que parecía medio vacía y ahora parece medio llena. Ahora, que el cementerio de estrellas son los culos de mis sueños luciérnaga apuntando a una cena romántica en la que te metería mano por debajo de la mesa mientras te has dejado el gas abierto para poder explotar juntos. Cariño, vamos a dejar los azulejos de la cocina llenos de amor mientras el mundo se va a la mierda.
Quiero llegar a tu corazón a través de la autopista del orgasmo y la autopsia de tu cuerpo, regresar de él a tu sangre para que la ola de tus gemidos me vuelva al espasmo de saberme dentro de ti escupiendo poesía en forma de semen. He soñado con hacer alunizajes a tu paladar mientras me mato contra tu lengua y yazco en tus labios como el héroe que quiso conquistar el cielo de tu boca. Quiero que cada beso sea la cruz de cada pedazo de alma que sacrifiqué amándote.
Canta poemas de sirenas mientras mis dedos bailan el Moonwalk en la pista de aterrizaje de mi delirio mientras la razón patina tanto como el pulso de mis venas al resbalar por dentro ti. Y sé, sé que damos tanto asco como el beso entre dos cerdos enamorados, quedamos en lo más superficial de la mierda que nos hunde para pulverizar el aroma de nuestras caricias. ¿Qué cagará la gente para decir que la mierda flota si yo ahora sólo me sumergiría en la oscuridad para hacerte cunilinguae?
Y ahora, sálvame de otro año que viene a ponerle peso a la lápida que me hunde cada vez más bajo la tierra y me sumerge en el más oscuro de los infiernos, Rescátame con una sonrisa postamatoria donde mis demonios se ahogan entre las enredadas sábanas que dejaremos para que el amanecer se espante mientras nuestros cuerpos llueven uno sobre el otro.
Haz que este año no sea otro ancla que arrastra mierda de las olas de las lágrimas que quiero dejar atrás, sino viento a toda popa que me dirija hacia un horizonte que no querré rozar con mis dedos porque querré hurgar en tu alma con ellos mientras le hago cosquillas a tu corazón. Necesito cuidar y arrullar de cada uno de los latidos que tu corazón lanza por mí mientras estremezco tu piel con besos de los que mis demonios se espantan.
Entrar en otro año, salir del Hades, parir a Neptuno entre tus piernas, abrazarte para apretar mi cárcel de amor contra tu cuerpo que se arquea haciéndose luna menguante debajo de mí, reflejar mi sonrisa en el brillo de tus ojos, matar blasfemias en tu boca… Olvidar todo mientras amarte se convierte en un trastorno obsesivo compulsivo…
Te quiero, Chica Kaboom… Y una sonrisa tuya bastará para salvarme.

Feliz año.

2 comentarios:

  1. Eres mi eres mi TOC más dulce. Eres mi salvación, mi vida, mi... Mío. Y yo tuya, mi amor... Te quiero...

    ResponderEliminar

Todo lo que calles, te violará por dentro. Así que habla.