viernes, 22 de mayo de 2015

20 POEMAS DE AMOR Y UNO ERÓTICO (V)



POEMA ERÓTICO: CANCIÓN DE BLUES

Olías a libro viejo
y el café de tus ojos
atrapaba la luz
que mi apolillada alma
había perdido alguna noche
en no sé qué lugar.
Ahora la encontraba
en tu cuerpo vestido
con luz de luna.
Eras tan preciosa
que la noche me parecía
una mierda.
Tan preciosa
que había olvidado
nombres de estrellas
para hacerle hueco
al eco de tu nombre
en mi vacío interior.
Mi mirada se salía
en cada una de tus curvas,
es tan difícil frenar
cuando te acercas
columpiando tu sonrisa…

Eras canción de blues,
cuerpo de solo de saxo,
caricias de piano,
improvisación nocturna
que hacía perder las partituras.

Esa desnudez
no me deja verte por dentro,
me despista,
me desconcentro…
¿Quién soy?
¿Dónde estoy?
¿Es posible este momento?
Tu boca húmeda besa,
tus dedos callejean,
mientras te vas dejando caer
en la cama de sábanas blancas.
Y entre tus piernas
la luna se derrite
resbalando por tus muslos,
el amanecer de tus mejillas
sobre el horizonte de tus labios
entreabiertos intercambiando pecados.

Eres canción de blues,
con cuerpo de solo de sexo,
pezones afinados
bailando en pentagramas
que chirrían en la cama
porque no pueden seguirte el ritmo.

Siento,
siento que ahora te estoy conociendo
morfolaberínticamente.
No sé si bien o mal,
pero sí distinto,
de forma única
e irrepetible,
física y mentalmente,
mecánica e ilógicamente
en ese reducido espacio
donde muestras todos tus recovecos;
en ese tiempo
donde las horas se deshilachan
en pequeños segundos,
y éstos en eternos momentos
que suspiro lentamente.

Eres canción de blues,
la gravedad de un bajo
que se abraza a una guitarra
a golpe de la batería
de tus latidos.

Y olvidé el aullido
de los demonios de la noche
cuando gemiste lo inefable,
al someter con dulzura
el silencio a tu garganta.
Olvidé las noches de verano
que acababan en aquelarre
cuando tu piel de otoño
se humedecía con las tormentas
que tu deseo desataba.
Olvidé mis tropiezos
en la cuerda floja
cuando tu cuerpo
quería levitar,
cuando tus caderas se mecían
reencarnándose en olas
que arrastran hacia mar adentro
todo lo que encuentran.

Eres canción de blues,
acurrucada en mis oídos
mientras la noche llora
bajo los tímidos focos
de mis ojos con niebla.

Apretaste con tus piernas
lo que en tu alma
se desgarraba,
retuviste el clímax del pecado
en el pentáculo de tu ser,
se vertía por un hilo
entre tus labios,
se escapaba por tu mirada
mientras tus pechos
respiraban aceleradamente,
mientras te desbocabas
y las riendas que te sostenían
se rompían en cada espasmo
hasta que todo se fue.

Eres canción de blues,
rompiéndose en cada nota
mientras la música avanza
conquistando la mente
de los dedos que tocan.

Tu pelo desansa sobre tu rostro,
tus pulmones cogen aire,
encierras de nuevo tu alma,
tu mirada se pierde
en algún lugar lejano.
Y a mí se me cae una lágrima
porque no he pestañeado…
o porque no soy yo
quien está contigo.
Mi aliento empaña
el cristal de la ventana,
tú te duermes…

Eres canción de blues,
terminada, callada
entre el ruido de los cristales
de las copas
y de las ventanas
con la lluvia,
sonando todavía en mi cabeza,
desordenadamente,
con olvidos y modificaciones…
con la infidelidad de un recuerdo.

Eyaculado para María del Mar González Orejuela (20/05/2015)

2 comentarios:

  1. Gran poema erótico pero también melancólico. La melancolía tiene un punto muy sensual y lo has resaltado mucho, qué bueno. He visto el azul en la niebla. Me encanta el estribillo de "Eres canción de blues". Buenísimo Joker, me ha encantado. Besos Poeta Ausente!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes que tiendo al dramatismo en estas cosas y luego para hablar de lo dramático me voy a la belleza. No sabía si llegaba a ser erótico, pero ella me dijo que sí. Además, en Twitter ya le escriben bastantes cosas eróticas y me han servido para ver cómo no lo tengo que hacer ;) Muchas gracias, Ana. Biquiños.

      Eliminar

Todo lo que calles, te violará por dentro. Así que habla.