viernes, 3 de octubre de 2014

YA ESTABA MUERTA PARA MÍ



Noche estrellada de relojes húmedos derritiéndose entre insomnios.  Una puta grita en vez de susurrarle historias de amor a la oreja amputada, menos repugnancia sintió cuando le había arrancado el corazón a su amante. La farola que escolta la ventana de mi habitación empieza a pestañear para morirse y dejarme el mundo a oscuras. Era una luz amarillenta, enferma, como el papel arrugado sobre el que deliro.

La vecina de al lado no sé si sufre o viaja a lomos del orgasmo. Ya no sufre, se han oído dos tiros y una carrera por las escaleras. La noche roja. La noche azul. Sirenas varadas en el asfalto desafinando. La policía llama a mi puerta y me interroga:

-Mi musa se ha ahorcado, la farola se ha suicidado y yo me estoy matando a pajas mentales. Sí, lo he visto todo y no me he creído nada.

-Déjalo, es sólo un loco—dice un agente—.

Portazo. Escalofrío. Demasiados pasos por las escaleras, demasiado vacío el folio, demasiadas voces en el descansillo. Vuelven a llamar.

-¿Quién era el novio de la chica?

No sé en qué momento ha empezado a llover dentro de la habitación. No, son mis ojos que se humedecen. Una lágrima me acaricia la mejilla mientras algo me apuñala por dentro.

-Yo, yo era su novio. Quien la mató sólo era con quien me traicionaba.

-Tendrá que acompañarnos.

-Tendréis que llevarme porque no puedo ni con el alma.

Comisaría, preguntas, desconcentración, el folio amarillento en blanco abandonado. Cárcel. Da igual lo mucho que diga lo mucho que la quería, nadie me cree y me encierran. No sé si por loco o por asesino.

Y aquí estoy, en esta celda, viendo como los demás son prisioneros del mundo…

6 comentarios:

  1. Me gustó el primer párrafo, la prosa era muy incoherente pero tenía fuerza ese surrealismo. La primera frase es muy buena. La segunda creo que necesita otra puntuación diferente, pero funciona. Luego del segundo párrafo te metes en la conversación y se desinfla mucho el texto. Y no sólo eso, sino que dejas de lado la prosa con la que empezaste. Podrías haber seguido como al principio, desarrollando más. Bueno, eso creo.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, es cierto que muchas veces abandono la prosa. Ya sea porque me desgasto, ya por temor a que acabe siendo incomprensible. Me da pánico escribir algo que nadie entienda salvo yo.
      Es cierto que podría haberme extendido más, pero siempre se prefiere una entrada corta y más cuando te leen desde un móvil.
      De todas formas, gracias por leer y comentar. Y, por supuesto, por la crítica. Me gusta la sinceridad.
      Un saludo, Dylan.

      Eliminar
  2. Buen relato de ironía sobre cárceles y cárceles. Sí es verdad que en este esta más al aire y menos poético pero me gusta la historia. Sinsabores de la vida que te obligan a encerrarte porque, al final, somos nosotros los que nos encerramos. Un abrazote
    P.D.: Viernes de terapia Whitejokeriana y espero que estés bien porque hace días que no respondes. Continúo merodeando tu blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Iba a hacerlo totalmente surrealista, pero tal vez acabara siendo incomprensible y mi fallo suele consistir en que me entra la pereza y termino abandonando el estilo del principio para acabar siendo más simple. Me desgasta mucho seguir con el mismo estilo, tengo que aprender a mantenerlo y me falta práctica.
      Cárcel es cualquier lugar, persona, circunstancia... de la que no podamos escapar. El mundo está lleno de cárceles.

      Un abrazo :)

      P.D.: Y yo pensando que habría un síndrome que llevaría mi nombre en vez de una terapia.

      Eliminar
    2. Muy buena postdata. Estoy mirando horarios de recogida de basura en León. Cualquier novedad....te informó. ¿Oído cocina? ;)

      Eliminar
    3. Jajaja Madre mía, ¿en serio me vas a dejar una botella de Trina? Que ya no tengo problema en conseguirla :P

      Eliminar

Todo lo que calles, te violará por dentro. Así que habla.