viernes, 12 de septiembre de 2014

TÍMIDOS Y PEQUEÑOS DELIRIOS


EL ROMANCE DEL CHÓFER
Sé que iba en aquel autobús urbano y que de pronto el conductor frenó para salir con un ramo de rosas cuando vio a una chica en la acera. La gente se pegó a la ventanilla a ver el cortejo mientras se enternecía, viajaban más suspiros que personas, tal vez más envidias, nostalgias, comprensiones... Pero la conversación se alargaba y la gente empezó a volver a la realidad, a las prisas de tener que ir a su destino. Alguno le gritó que regresara al maldito autobús, pero el chófer desoía las quejas mientras sonreía a la chica.
-Bueno, ¿y si alguien conduce el autobús?
Alguno duda. Se oyen murmullos:
-No puede ser muy diferente a un coche.
Hay ademanes de ir hacia el volante, pero nadie quiere arriesgarse a tener un accidente con el autobús. Las prisas son mayores, quizá el tiempo empuje a alguien a conducirlo. Entonces me levanto de mi asiento y digo:
-Yo lo haré.
Por suerte, llegamos a la última parada que, casualmente era la mía, sin más accidentes que haber rozado con las ruedas de atrás algún bordillo.
Nos bajamos del bus los que quedábamos en él. La gente me felicita, halaga mi determinación, mi heroísmo y valentía.
-Si algo me hizo conducir el autobús es porque es el único asiento que lleva cinturón de seguridad. Pero gracias por sus halagos.
                                                           (Demacración de un minirrelato de Galeano)
 
A VOLVER A EMPEZAR
-Joker, ¿qué tal el trabajo en la biblioteca?
-Pues me he me pasado todos estos días hasta las tres de la mañana metiendo datos en un programa para hacer carnets de bibliotecas. Ya he hecho más de doscientos socios.
-¡Joder! Entonces bien, ¿no?
-Me han llamado hoy por la mañana para que deje de hacer altas, estoy metiendo datos mal y tengo que modificarlos o hacerlos de nuevo.
-Qué putada…
-No, ¿por qué? Dime, ¿cuántas cosas en la vida has hecho en las que puedas volver atrás para arreglarlas?
 
AFORISMOS
Creedme si cuando digo que gracias a Dios no tenemos el poder de resucitar. Ello nos hubiera convertido en asesinos.
 
Tropiezas con la misma piedra porque has vuelto al mismo camino.
 
No entiendo a esa gente que encaja peor un insulto que una crítica. La crítica suele estar fundamentada en algo y tiene una razón de ser.
 
Paradójicamente, la gente que se cae suele quedarse boca arriba mirando el cielo mientras los demás miran el suelo sobre el que está tendido.
 
El Hombre decidió descansar los domingos para no humillar a Dios.
 
Ponedme una camisa de fuerza, será la única forma de hacer que me abrace a mí mismo.
 
Y escribimos, nos extendemos en líneas, porque nos quedan demasiadas cosas a las que ponerles nombre y aquellas a las que pudimos dárselo, tienen las definiciones anticuadas.
 
Del amor al odio hay un paso, pero hay que coger carrerilla.
 
Sólo existen dos formas de masturbarse: idealizando o recordando.
 
Lo que no vivas ahora, te matará después. Y en eso consiste el arrepentimiento y la duda.
 
El amor que se calla es esa herida que sangra hacia dentro.
 
LA FRAGUA
Hiciste planes, y el ahora no es más que un trámite de espera entre el pasado y el futuro. Un vacío transformado en ábaco en el que cuentas segundos, minutos, horas, días en el que se forja una extraña aleación de impaciencia y esperanza. La fragua se hace infierno mientras eres yunque o martillo, a golpe por latido, a latido por infarto, a infarto por muerte, a muerte por… ¿qué hay más allá de la muerte?
 
¿LO DESTROZAMOS?
Y poder romper la noche con un beso, hacer que la luna se tuerza como una sonrisa en la oscuridad. Brillante, afilada. Y tal vez quiera romper todas las noches en cada insomnio contigo convirtiéndola en un puzle que no logremos reconstruir para empeñarnos en ello mientras pasa el tiempo. Ojalá falte una pieza y salgamos juntos a buscarla para encontrarnos más el uno en el otro. Ojalá noches eternas y amaneceres inmortales a tu lado. Ojalá desequilibremos el Universo con ese beso y nos veamos obligados a estabilizarlo todo sin conseguirlo, pero sigamos obcecándonos en ello sin rendirnos. Un beso y una avería que no podamos reparar nunca, que nos haga cómplices. Sólo un desastre común sin remedio provocado contigo que me haga permanecer a tu lado.
 
ESTÁS MALDITA
Estarás maldita de por vida a tener las manos llenas de mi sangre tanto como yo estoy condenado a tenerlas manchadas de tinta. Y en las noches de tus insomnios verás mis líneas arañadas en las paredes que te cercan rn tu oscura habitación. Oirás susurros que jamás podrás perdonarte y todo se hará tan tétrico que querrás cerrar los ojos, pero seguirás oyendo mis lamentos mientras un olor nauseabundo te viola el sentido del olfato, es mi sangre que se engangrena y que pide la amputación de tu corazón. Estás maldita a llevar mi sangre de por vida, a vivir en rojos pétalos de rosas marchitas que se derriten tiñendo el ataúd de tu cuerpo del color del corazón que exprimiste.
 
INSOMNE
Quizá no sea insomnio, quizá sea una decisión de estar despierto porque no soy dueño de mis sueños y puedo elegirlos mejor con los ojos abiertos.
 
¿RECUERDAS?
¿Recuerdas cuando yo era como la lluvia? Golpeando en los cristales de tu ventana, pero ni me dejabas entrar ni tú te asomabas. ¿Recuerdas cómo me olvidaste saliendo a ver una tormenta de nieve?

6 comentarios:

  1. Me gustó el primer relato (¿qué es eso de Galeano? ¿lo has parodiado?) y este aforismo: "No entiendo a esa gente que encaja peor un insulto que una crítica. La crítica suele estar fundamentada en algo y tiene una razón de ser". Y bueno, el Insomnio también. Me gustó en general esta colección de pequeños textos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un escritor quebme recomendó mi padre. No recuerdo si es argentino... Escribió un libro de minirrelatos que ya te diré cómo se llama porque ya sabes que ando fatal de memoria últimamente y ando leyendo mucho de todo a la vez. Lo leí porque mi padre dice que escribo muy retorcido y dice que es mejor la simplicidad y no tanto decoro en las letras. Las historias, algunas, están bien y son reales. Y es cierto, tiene una forma muy simple de escribir. Tan simple que creo que roza la vulgaridad y que cualquiera lo hubiera escrito así si lo hubiera vivido. Así que lo parodie.
      Gracias por el halago. No son más que pequeñas ideas y textos que he concentrado aquí por no saber desarrollarlas más.
      Por cierto, he contestado a tu comentario fantasma del post anterior.
      Gracias por comentar y perdona la tardanza.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Todos tienen su "aquel" pero donde te sales es en "A volver a empezar"....muy positivo. Me has sacado una sonrisilla de esas de ternura, muchas gracias.
    Me encanta también "Aforismos" y de ahí, no se la razón, se me quedó grabado a fuego la de la gente que cae y mira al cielo, la de la camisa de fuerza y un dogma, el de la masturbación. Me encantan.
    Un fuerte abrazo y ya me voy a dormir con mi sonrisilla de duendecillo. Muchas muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa historia es real. Aprendí a no preocuparme por cosas tan triviales. A veces soy pesimista; otras, pesimista. Es sólo cuestión de perspectiva. Los problemas tienen solución; los que no la tienen no lo son, son una putada.
      Muchas gracias a ti por leerme tanto, comentar... Te tomas muchas molestias. Espero que hayas descansado bien.
      Biquiños.

      Eliminar
    2. La frase que tengo del Whatsapp es, creo, de Froyd: "Hay dos tipos de personas felices, las que parecen idiotas y las que lo son".
      Me encanta tu pesimismo porque es realismo descrito de una forma muy peculiar pero con destellos de cosas bonitas y que merecen la pena como sentirse como una mierda cuando alguien te deja (en el sentido que sea muerte, pareja, amigos,..). Sentir ese tipo de cosas te cambia y te hace valorar cosas que no se aprecian o se menosprecian por el común de los mortales. Por eso marcas la diferencia.
      Me he levantado con ganas de currar y en menos de dos horas ya tenía casi listo el trabajo de todo el día. Supongo que cambiaste mi "perspectiva" con tu tímido y pequeño delirio...
      Un besote

      Eliminar
    3. Es una buena frase, aunque no me esperaba que fuera de Freud (odio su teoría del subconsciente que lo achaca todo al sexo).
      Yo creo que el pesimismo y el optimismo deberían ser sólo perspectivas, no actitudes. Está ese dicho de "No soy pesimista, soy realista", el optimismo también podría serlo entonces. Supongo que es mejor bailar entre uno y otro. Aunque creo que ya tengo fama de pesimista y alguna vez ya me han descrito como nihilista.
      Entonces me alegro ;)
      Biquiños.

      Eliminar

Todo lo que calles, te violará por dentro. Así que habla.