domingo, 28 de septiembre de 2014

NO SOY ARTE



Me han llamado muchas cosas a lo largo de la vida, sobre todo cuando empecé a sacar mis escritos a la luz. Han dicho cosas desde como que tenía una sensibilidad especial para escribir hasta que mis líneas estaban escritas por el mismísimo Diablo. Sin embargo, nunca me habían llamado “arte”. Quería agradecerte ese mal concepto que tienes del arte con un post y no con una foto echa con el móvil a una pantalla de ordenador. Encima salió torcida.
Supongo que ya te habrás dado cuenta de que no soy nada del otro mundo; todo lo contrario, soy el más común de los mortales. Tal vez me confundí cuando te dije que si era arte, no sería más que dos líneas sobre un fondo negro. Creo que más bien soy un lienzo que se ha pintado muchas veces y que al final ha quedado en blanco.
Últimamente, no hablamos tanto. Estamos los dos muy ocupados, tú tendrás vida social y yo estoy un poco apático. No me vuelvas a recomendar una película romántica. Estoy apático… y sensible. Nunca había llorado viendo películas, ni… bueno, hacía tiempo que no lloraba. He llorado con el “Diario de Noah” (puede ser comprensible); con “La ladrona de libros” (sí, es aceptable) y con la última versión de “Carrie” (puede que eso ya sea preocupante). Así que espero que la próxima vez me recomiendes una película cómica. “Es que ves lo más trágico de la película”. Es sólo cuestión de perspectivas, siempre te digo eso. Ahora no tengo mucho campo de visión.
Me recuerdas a mí cuando era más joven. Llena de vitalidad, sonriendo pero reflexionando, conduciendo para pensar, con unas esperanzas, unos sueños… Si alguna vez se rompen, sobrevive a ellos y no te hagas añicos con ellos. Sé que serás capaz. Eso es arte. El arte sobrevive al tiempo y yo no lo he hecho. Me he dado cuenta de que en todo lo que hemos hablado estamos de acuerdo, pero cambian las actitudes de uno y de otro.
A veces, te haría mil preguntas sobre ti, algunas serían las más extrañas que has oído; otra, pienso si es mejor dejar el conocimiento a medias y que todo sea una incógnita y que la imaginación invente ese desconocimiento. Lo sé, llevaría al engaño y a la equivocación, pero el mundo está lleno de realidad y necesito algo de irrealidad, un mito, una leyenda… un Ratoncito Pérez.
Y gracias por esas conversaciones en las que pásabamos de hablar de filosofía y literatura a hacerlo sobre chorradas. El mundo ya no pesaba tanto y podía levantar la cabeza del suelo.
Tampoco son unas líneas del otro mundo, no todo puede ser arte.







2 comentarios:

  1. Pedazo de piropo... por algo te lo Whitejoker, por algo sería ;) Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la cosa más bonita que me han dicho en la vida. Me lo ha dicho porque me ve con buenos ojos. La verdad es que fue muy emotivo :)
      Un abrazo.

      Eliminar

Todo lo que calles, te violará por dentro. Así que habla.