jueves, 26 de junio de 2014

BRINDIS



Hoy quiero hacer un brindis, hoy quiero que alcéis vuestras copas porque no podéis hacerlo con el corazón. Quiero que choquemos las copas por todos aquellos ángeles que cayeron al Infierno y de cuyas alas no quedan más que plumas ardiendo por entre las brasas que tenemos por suelo. Quiero acordarme de cada uno de vosotros que intenta olvidar su alma rota buscando orgasmos, que prefiere desnudar su cuerpo que sus entrañas.
Quiero brindar por cada anoréxica a la que no le sujetan el pelo mientras vomita y se le caen las lágrimas en ese túnel donde no hay luz al final, de cada cuerpo con más huesos que piel que vuelve a la realidad tras tirar de la cadena. Quiero que levantéis vuestras copas por todos aquellos que convierten el hoy en la resaca del mañana, que deliran en medio de la realidad con cada droga que se esnifan o tragan, de los que hicieron la barra de un bar su muro de las lamentaciones.
Bebamos por cada uno que se ríe del nihilismo porque ya no hay en lo que creer, por cada sueño roto que aún no nos hemos atrevido a barrer con la escoba de la realidad, por cada acto de autodestrucción que se ve reflejado en la piel o en el corazón.
Un brindis por cada uno de vosotros que es capaz de levantarse por la mañana dejándose el alma en la cama, por cada uno de vosotros que convertís el error en arte; la decepción, en una sorpresa; el mundo, en un manicomio. Por los que lloran en el rincón de pensar mientras el miedo les arrincona, por los que huyen corriendo en círculos sin saber de qué o quién alejarse, por los que bailan con demonios, por los que cantan con la voz de sirenas varadas, por los que lloran con cada amanecer, por los que no lo hacen porque ya agotaron las lágrimas.
Va por los que hacéis guardia en la noche con cada uno de vuestros insomnios, por los que se dejaron envolver por la oscuridad de la noche entre terribles pesadillas, por los que maltratan almohadas y se ven enredados entre sábanas mientras los fantasmas nocturnos les gritan al oído. Por los que se levantan a mirarse al espejo y no se reconocen, por las que se maquillan porque es el mejor velo.
Porque, a pesar de todo, tal vez lo único bueno que quede de nosotros sean nuestras líneas. Palabras al amor aun sabiendo lo efímero de un latido. Va por vuestra sangre derramada en prosa o en verso, por vuestros tweets, por vuestros blogs, por vuestros puntos suspensivos, por vuestros silencios cuando el mundo hace demasiado ruido, por las balas que aún no hemos disparado, por nuestros cañones torcidos, por nuestros cuchillos oxidados.
Sólo un brindis por tener la fuerza de escribir y ser escuchados en el Averno, porque, al final y al cabo, vuestras palabras, vuestras ideas, vuestras actitudes… sobrevivirán mejor que todos nosotros.

1 comentario:

  1. Pedazo de brindis que te has marcado!!!!
    Por ti Whitejoker, por expresar todo lo que sientes sin florituras y por dejarnos al resto poder leerte.
    Abrazote

    ResponderEliminar

Todo lo que calles, te violará por dentro. Así que habla.